¿Cómo saber si la gasolina es de calidad?

18/07/2016

Saber si la gasolina con la que repostamos es de calidad es importante ya que si llenamos el tanque con combustible de baja calidad, el coche puede sufrir considerables daños en el motor. El problema con la gasolina es que muchas veces se vende adulterada.

Para entender cómo funciona esto, podemos hacer una analogía con la leche. El elemento que diferencia una gasolina de otra son los aditivos que se añaden al combustible, con finalidad de lubrificación y detergentes. Es como si la leche de marca añade calcio (algo positivo) y la leche «lowcost» se vende desnatada, y, aunque sigue siendo leche, puede faltarle algo importante para el organismo. En los coches, los aditivos, que son sustancias químicas que se encuentran en pequeña proporción, pueden implicar varios cambios para el rendimiento del motor.

Las consecuencias de consumir gasolina adulterada

Son tres los principales problemas derivados del uso de gasolina de mala calidad. El primer síntoma son los comportamientos erráticos del coche, que obviamente pueden ser mayores o menores, en función de la adulteración del combustible. En primer lugar, se pierde potencia, esto lo notarás fácilmente. El segundo problema tiene que ver con la aceleración del coche, es posible que sientas que el coche te da tirones. Finalmente, puede ser que el coche deje de andar de un momento al otro.

Lo que está pasando en España es que añaden disolventes a la gasolina, de forma que la combustión se mantiene pero la propiedad lubrificante no, de forma que los motores de los coches se iban estropeando poco a poco. La Guardia Civil está trabajando para detectar esto en las gasolineras pero conviene estar enterados de cómo se puede detectar la baja calidad de la gasolina a tiempo.

Conviene puntualizar que la gasolina no es un producto puro, sino una mezcla de diferentes hidrocarburos que se refinan en las 9 refinerías que existen en España. En estas refinerías el crudo se trata de manera industrial y luego se vende a los operadores. La CLH o Compañía Logística de Hidrocarburos, es la empresa que se encarga de hacer los controles dentro del mercado de distribución de carburantes refinados, es decir, son el filtro previo hacia el cliente final, es decir, todos nosotros. Lo que sucede es que, antes de ser distribuida, la empresa operadora que vende la gasolina puede decir los aditivos a ponerle a su producto.

Clave para detectarla

Es importante ser consciente del estado del vehículo en cada momento. Tener frecuentemente cierto cuidado del coche, hacerle pasar las revisiones, etc. De esta manera no habrá lugar a confusiones: si das con una gasolinera que vende carburante de baja calidad, será justamente la gasolina consumida la que le ha hecho funcionar mal. Si después de repostar gasolina a tu coche, notas que no funciona de la misma forma, no esperes a una próxima vez y actúa.

Existe poca consciencia por parte de los consumidores. Por norma general, casi nadie se preocupa por la gasolina que usa, aunque en realidad es muy importante.

¿Qué hacer si detecto que están vendiendo gasolina adulterada?

La Federación de Consumidores en Acción, explica que los pasos a seguir si detectas que tu coche lleva combustible en mal estado o adulterado: El primer paso es presentar la reclamación en la misma gasolinera donde habías repostado y luego pedir un peritaje del coche a alguna empresa que se dedique a analizar los síntomas del combustible de baja calidad en el coche. Con el resultado del peritaje se puede tomar una medida definitiva. Es decir, si el perito confirma que hay señales mecánicas de que el coche ha sido llenado de combustible malo, el coche puede ir al taller para confirmar que los problemas se deben a este motivo y no a otros problemas que ya tenía previamente. También se puede hacer un análisis del combustible que vende la gasolinera.

El último paso, tras el informe definitivo del perito, consiste en hacer una denuncia. En general, la asociación de consumidores intentará que se agoten las vías previas al juicio, se tratará de llegar a un acuerdo amistoso, pero si en caso esto no es posible, se encuentran otras salidas vinculantes. En cualquier caso, es absolutamente necesario seguir el procedimiento ya que en las manos de los consumidores está (en buena parte) parar este problema que nos afecta a todos.

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2021   Aviso legal   Política de privacidad