Importancia de la Norma ISO 14000

5/01/2015

¿Qué es la Norma ISO 14000? Oímos hablar de ella con frecuencia. Esta norma, al igual que la norma ISO 9000, garantizan la calidad de un producto mediante la implementación de controles exhaustivos a lo largo de todo el proceso de fabricación del mismo. Ambas normas forman parte de la serie de Normas ISO creadas por la ISO (International Standart Organization). La historia de la ISO la contamos en un artículo anterior.

Las normas ISO 14000 y 9000 son el punto de partida en la estrategia de calidad de una empresa, cuyo fin será la certificación de la misma y que recientemente ha cumplido su 25º Aniversario. En España la certificación de la calidad ISO la realiza AENOR.

 Antes de continuar hablando de la Norma ISO 14000 y 9000, es necesario aclarar que la calidad de un producto nace de un proceso productivo y  de soportes, no de controles eficientes. Por esta razón, las normas ISO se aplican a la empresa y no a los productos que realiza. De este modo, la empresa que implanta las Normas ISO asegura a sus clientes que la calidad de sus productos se mantendrá en el tiempo.

Es importante matizar que las normas ISO 14000 y 9000 no son leyes en sentido estricto que las empresas deban incorporar a su estructura. Se trata más de bien de recomendaciones a llevar a cabo. Sin embargo, la implantación y posterior certificación o no de estas Normas ISO está marcando una diferenciación en el mercado entre las empresas, especialmente visible en los países más desarrollados. Y algunos países han declarado las Normas ISO como requisito indispensable para poder operar con sus empresas.

Sin embargo, surgen con frecuencia cuestiones al respecto de las Normas ISO. En esta ocasión vamos a abordar los principales aspectos de esta Norma ISO 14000.

 ¿QUÉ ES LA NORMA ISO 14000?

En primer lugar hemos de decir que la Norma ISO 14000 no una sola norma, sino que forma parte de una familia de normas que se refieren a la gestión ambiental aplicada a la empresa. Dicho con palabras más técnicas, la Norma ISO 14000 es un estándar internacional de gestión ambiental enfocada y aplicada a cualquier organización, independientemente de su tamaño o sector, que desee reducir los impactos ambientales y cumplir con la legislación existente en materia ambiental.

El objetivo de la Norma ISO 14000 consiste en la estandarización de formas de producir y de prestar servicios que protejan el medio ambiente, aumentando la calidad del producto y, en consecuencia, la competitividad de la organización ante la demanda de productos cuyos componentes y procesos de elaboración son realizados dentro de un contexto que respeta el medio ambiente.

Esta Norma ISO 14000 es la primera serie de normas que permite a las organizaciones de todo el mundo realizar esfuerzos ambientales y medir su actuación siguiendo unos criterios comunes aceptados internacionalmente al mismo tiempo que expresa cómo establecer un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) efectivo.

JUSTIFICACIÓN DE LA EXISTENCIA DE LA NORMA ISO 14000

La Norma ISO 14000 surge en un contexto de globalización económica mundial, donde los procesos productivos de las diferentes organizaciones se encuentran estandarizados, empezando por el desarrollo de una estrategia de calidad hasta la certificación de la misma. Por ello cualquier organización que quiera desarrollar una actividad en su propio país y/o en un mercado extranjero, deberá cumplir con determinados estándares internaciones y la certificación de esta Norma ISO 14000, de manera que se garantice la calidad de sus productos y el desarrollo de su actividad ambiental.

El cumplimiento de dichos estándares internacionales por parte de las organizaciones consecuentemente ha alertado a los países, especialmente a los más desarrollados, sobre dos cuestiones principalmente: la preocupación por la salud de las personas y la responsabilidad ambiental. Dichas cuestiones han sido elevadas al plano internacional, siendo la Organización Internacional de Normalización (ISO) la encargada de tomar cartas en estos dos asuntos. Por ello, desde hace 30 años se han ido estructurando una serie de normas, no centradas exclusivamente en la estandarización de la calidad de los productos sino también abordando temas más delicados como la actividad ambiental que realizan esas organizaciones.

Po su elevada importancia es imprescindible realizar un curso de calidad online donde se profundizará en la Norma ISO 14000 y en la implantación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA). Se persigue con ello reconocer la importancia que tiene el conocimiento de esta norma ISO 14000 por parte de las organizaciones, especialmente las PYMES, su implementación y la actualización de la reglamentación derivada. En base a la normativa, las organizaciones lograrán optimizar y mejorar sus procesos productivos a la vez que reducirán el impacto negativo ambiental derivado de su actividad. Es la manera de ir aportando granitos de arena en cuanto a la concienciación y las políticas de la actividad ambiental. Con la implantación de la Norma ISO 14000, las organizaciones optimizan y mejoran todos sus procesos productivos a la vez que reducen el impacto ambiente derivado de su actividad.

ORIGEN DE LA NORMA ISO 14000

En los años 90, muchos países empiezan a tomar en consideración y a abordar la problemática ambiental a través de la implantación de medidas propias de carácter ambiental. Sin embargo, las normas implantadas variaban de unos países a otros y, por lo tanto de unas organizaciones a otras llegando a presentarse obstáculos a la hora de realizar actividades fuera del propio país establecido como sede central. Se hace necesario entonces determinar un organismo de carácter universal cuyo cometido sea evaluar los esfuerzos que realice cada organización, de acuerdo a unos indicadores comunes universalmente, con el fin de alcanzar unos estándares de protección ambiental.

EL PAPEL DE LA ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DE NORMALIZACIÓN EN LAS NORMAS ISO 14000

En ese momento se pensó como candidata ideal en la ISO (Organización Internacional de Normalización) para ser el organismo de carácter universal que vele por la actividad de cada organización. Por esta razón se invita a la ISO en 1992 a participar en la Cumbre de la Tierra, organizada por la Conferencia sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo en junio de 1992. La ISO había sido creada en 1946 cuando 64 delegados de 25 países se habían reunido en el Instituto de Ingenieros Civiles de Londres para crear una organización internacional que “facilitara la coordinación internacional y unificación de las normas industriales”. Desde entonces hasta ahora, la ISO ha publicado más de 19.500 normas cubriendo prácticamente todos los sectores: tecnología, industria, seguridad alimentaria o salud.

En la Cumbre de la Tierra de 1992, la ISO reconoció la necesidad de crear estándares administrativos referidos al área ambiental. La ISO se comprometió a crear y desarrollar normas ambientales internacionales conocidas más adelante como las Normas ISO 14000, en gran parte influenciado por la rápida y excelente aceptación e implantación de la serie de Normas ISO 9000 para Sistemas de Gestión de la Calidad; junto con la cantidad dispar de normas ambientales creadas en cada país. Para lograrlo, se estableció un comité técnico compuesto de 43 miembros activos y 15 miembros observadores. En octubre de 1996,  vio la luz la serie de normas ISO 1400, revolucionando la actividad empresarial, legal y técnica.

Actualmente la ISO es el organismo encargado de promover el desarrollo de normas internacionales de fabricación (productos y servicios), de comercio y de comunicación para todas las ramas industriales excepto de la eléctrica y la electrónica.  Sin embargo, debe tenerse en cuenta que la ISO es un organismo no gubernamental y que no depende de ningún otro organismo internacional, por lo tanto carece de autoridad para imponer sus normas ISO 14000 o ISO 9000 a los países. La ISO la integran 165 países y 3.368 órganos técnicos, englobados en delegaciones gubernamentales y no gubernamentales, que son los encargados de cuidar la elaboración de las normas y guías. Todos ellos se sitúan bajo el control de una Secretaría General con sede en Ginebra (Suiza). La historia de la ISO te la contamos en un artículo anterior, que te invitamos volver a leer.

La finalidad de las Normas ISO es la coordinación de las normas nacionales, en consonancia con el Acta Final de la Organización Mundial del Comercio (OMC), con el propósito de facilitar el comercio, el intercambio de información y contribuir con normas comunes al desarrollo y a la transferencia de tecnologías. Es decir, se encarga de establecer herramientas y sistemas enfocados a los procesos de producción del interior de una empresa u organización, así como de los efectos o externalidades derivados de su actividad al medio ambiente.

Volviendo a la Norma ISO 14000, se trata de un conjunto de documentos de gestión ambiental que, una vez implantados, afectarán a todos los aspectos de la gestión de una organización en sus responsabilidades ambientales y le ayudará a tratar sistemáticamente temas ambientales con el fin de mejorar el comportamiento ambiental y las oportunidades de beneficio económico.

La Norma ISO 14000 se centra en la organización en sí, proveyendo un conjunto de estándares basados en el procedimiento y unas pautas desde las que una empresa puede construir y mantener un sistema de gestión ambiental. Cualquier actividad empresarial que desee ser sostenible tiene que ser consciente de que debe asumir de cara al futuro una actitud preventiva, que le permita reconocer la variable ambiental en sus mecanismos de decisión empresarial.

Las normas ISO abarcan dos vertientes:

1.       La certificación del Sistema de Gestión Ambiental, mediante el cual las empresas recibirán el certificado.

2.       El Sello Ambiental, mediante el cual serán certificados los productos (“sello verde”).

SERIE DE NORMAS ISO 14000

La serie de normas ISO 14000 sobre gestión ambiental incluye las siguientes:

–   ISO 14000. Guía a la gerencia en los principios ambientales, sistemas y técnicas utilizadas.

–   ISO 14001:2004. Sistema de Gestión Ambiental. Requisitos con orientación para su uso.

–   ISO 14004:2004. Sistemas de Gestión Ambiental. Directrices generales sobre principios, sistemas y técnicas de apoyo.

–   ISO 14006:2011. Sistemas de gestión ambiental. Directrices para la incorporación del ecodiseño.

–   ISO 14010. Principios Generales de Auditoría Ambiental.

–   ISO 14011:2002. Guía para las auditorías de sistemas de gestión de calidad o ambiental.

–   ISO 14012. Guías de consulta para la protección ambiental. Criterios de calificación para los auditores ambientales.

–   ISO 14013/15. Guías de consulta para la revisión ambiental. Programas de revisión, intervención y gravámenes.

–   ISO 14020/23. Etiquetado ambiental y declaraciones ambientales. Principios Generales.

–   ISO 14021. Etiquetado y declaraciones ambientales. Autodeclaraciones.

–   ISO 14024. Principios, prácticas y procedimientos de etiquetado ambiental.

–   ISO/TR 14025. Etiquetado y declaraciones ambientales.

–   ISO 14031:1999. Gestión ambiental. Evaluación del rendimiento ambiental. Directrices.

–   ISO 14031/32. Guías de consulta para la evaluación de funcionamiento ambiental.

–   ISO/TR 14032:1999. Gestión ambiental. Ejemplos de evaluación del rendimiento ambiental (ERA).

–   ISO 14040/4. Principios y prácticas generales del ciclo de vida del producto.

–   ISO 14040:2006. Gestión ambiental – Evaluación del ciclo de vida – Principios y marco de referencia.

–   ISO 14044:2006. Gestión ambiental – Análisis del ciclo de vida – Requisitos y directrices.

–   ISO/TR 14047. Gestión ambiental – Evaluación del impacto del ciclo de vida. Ejemplos de aplicación de ISO 14042.

–   ISO/TS 14048. Gestión ambiental – Evaluación del ciclo de vida. Formato de documentación de datos.

–   ISO/TR 14049. Gestión ambiental – Evaluación del ciclo de vida. Ejemplos de la aplicación de ISO 14041 a la definición de objetivo y alcance y análisis de inventario.

–   ISO 14050:2009. Gestión ambiental – Glosario.

–   ISO 14060. Guía para la inclusión de aspectos ambientales en los estándares de productos.

–   ISO/TR 14062:2002. Gestión ambiental – Integración de los aspectos ambientales en el diseño y desarrollo de los productos.

–   ISO 14063:2006. Comunicación ambiental – Directrices y ejemplos.

Tanto la Norma ISO 14000 – de la que hemos hablando largo y tendido en este artículo – como la Norma ISO 9000 son normas requeridas a las organizaciones por los países donde quieran desarrollar su actividad empresarial. Ambas normas ISO garantizan la calidad de un producto mediante la implementación y la superación de controles exhaustivos, asegurándose de que todos los procesos que han intervenido en su fabricación operan dentro de las características establecidas. Por lo tanto, toda organización deberá tener en cuenta las Normas ISO 14000 y 9000 por tratarse del punto de partida en su estrategia de calidad con el fin de obtener la correspondiente certificación. Para ampliar los conocimientos sobre ambas Normas ISO así como sobre la Implantación de un Sistema de Gestión Ambiental (SGA) es recomendable realizar un curso de calidad online , el cual otorga todas las herramientas necesarias para mantener un equilibrio entre la rentabilidad y la reducción de los impactos en el medio ambiente causados por el desarrollo de su actividad empresarial. Los beneficios de la implantación de las Normas ISO 14000 y 9000 afectan tanto a las empresas como a los gobiernos, a los países en vías de desarrollo, a los consumidores y al planeta en que vivimos.

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2021   Aviso legal   Política de privacidad