La fase de revisión en todo Sistema de Gestión de Calidad

28/03/2013

Implantar un adecuado Sistema de Gestión de Calidad es muy importante en toda empresa que quiere ser competitiva en su mercado y ganarse la confianza total de sus clientes y proveedores. Los beneficios que aporta son muchos, y en ello profundizamos en el curso de Calidad. Pero, ¿quién se encarga de supervisarlo y cómo lo hace?

Es la Alta Dirección de la compañía quien ejerce esta responsabilidad. La fase de control es clave en todo el proceso, de modo que no puede quedar en manos de cualquiera.

Podríamos establecer una división clara a la hora de hablar de la Gestión de Calidad: por un lado, los responsables de la implementación y el mantenimiento de los requerimientos de la normativa ISO en materia de Calidad; y por otro, los miembros de la Alta Dirección, que supervisan el trabajo.

No menos importante es la comunicación entre las partes, y para que sea lo más fluida posible es necesario establecer una serie de reuniones periódicas. La importancia de estas reuniones es mayor cuanto más grande es la empresa.

No hay establecido un tiempo mínimo o máximo para organizar estas reuniones, pero se recomienda celebrarlas de forma trimestral, cada 90 días.

Es un tiempo razonable para realizar un seguimiento cercano y profundo, contando con suficiente información y documentación sobre los pasos dados por la compañía y poder así evaluar los resultados cosechados y determinar si se están logrando los objetivos marcados.

El representante de la Alta Dirección se encargará de preparar el programa de la reunión y establecer los diferentes puntos a tratar, además de dirigir el acto.

Una buena idea podría ser que este representante enviara previamente a los participantes este programa y los datos más destacados que van a ponerse sobre la mesa.

El contenido de este programa ha de contener como mínimo lo siguiente: resultados de las distintas auditorías, feedback del cliente, ejecución de los procesos, conformidad con el producto, estado de los planes de prevención y corrección, seguimiento de las medidas tomadas en anteriores reuniones, posibles cambios que afecten a la Gestión de la Calidad y, por último, recomendaciones para la mejora de dicha gestión.

De la capacidad y disposición de la Alta Dirección depende buena parte del éxito de la implementación de la certificación de la normativa ISO 9001:2008 en la compañía.

Fuente: Blog Calidad Total

 

 

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2022   Aviso legal   Política de privacidad