Flexiguridad para aumentar la competitividad de los recursos humanos

A finales de los años 90, Dinamarca consiguió revolucionar el sector de los recursos humanos: hacer crecer la productividad de sus trabajadores, una baja tasa de desempleo, al menos hasta el 2008 y una baja tasa de exclusión social a través de la aplicación de la flexiguridad (o flexiseguridad). Con un cambio de política a través de dos reformas laborales (994 y 1996), creó un modelo de organización del mercado de trabajo mediante políticas proactivas por parte del Estado. El objetivo de este modelo es lograr un mercado de trabajo flexible, que garantice la protección social de los trabajadores y contribuya a que sea más reactivo, inclusivo y competitivo. La flexiguridad se basa en tres pilares, conocidos como «triángulo de oro»:

  • Flexibilidad construida con base en pactos contractuales adaptables y fiables
  • Alta protección social por desempleo
  • Política de formación y reinserción laboral muy activa mediante estrategias de  aprendizaje a lo largo de la vida laboral que aseguren una adaptación laboral continúa de los trabajadores.

 

La idea es que flexibilidad y seguridad no deben ser vistas como opuestos sino como complementarios, como a menudo ponemos de ejemplo en el curso de recursos humanos. La flexibilidad consiste en organizar el trabajo de manera que se combinen las responsabilidades laborales mientras se mantiene una formación continua y donde, en caso de necesidad, se pueda introducir una flexibilización de la jornada laboral. También serviría para permitir a empleadores y empleados un entorno menos rígido para el cambio entre puestos de trabajo. Por otro lado,  seguridad se refiere a proporcionar programas de formación continua así como una generosa cobertura en caso de desempleo.

En el contexto actual de crisis económica, de competencia de los países emergentes y en el contexto de la globalización, los altos niveles de protección laboral no dependen tanto del mantenimiento del puesto de trabajo específico, sino de la capacidad de hacer que los trabajadores permanezcan en el mercado del trabajo, protegiendo al trabajador en las transiciones entre los puestos de trabajo y permitiendo que se forme para adaptarse. De hecho,  el Consejo Europeo en junio de 2009 concluyó que «en la situación actual [de crisis], la ‘flexiguridad’ es un medio importante para modernizar y fomentar la adaptabilidad de los mercados de trabajo».

 

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2020   Aviso legal   Política de privacidad