La cultura y la ética empresariales

28/10/2009

Una de las cosas que diferencia a unas organizaciones empresariales de otras es la cultura. Con esté término no nos estamos refiriendo al mayor o menor número de conocimientos que atesora el capital humano de la empresa.

Con el término cultura nos referimos a los principios y creencias que están enraizadas en la estructura empresarial y en los empleados de la misma. Esta cultura empresarial finalmente desarrolla en los empleados una serie de valores que son representados por el personal de la compañía, alguno de estos valores podría ser una correcta gestión de los Recursos Humanos dentro de la empresa o la actitud de los empleados en estar en una mejora continua de sus Currículum Vitae.

La cultura empresarial parte del hecho de la experiencia en común en un intento de resolver los problemas de integración inherentes a cualquier organización sea esta privada o pública. Al mismo tiempo la cultura empresarial también sirve para, en un mercado dominado por la lucha por la supervivencia, poder pervivir como organización empresarial.

Al mismo tiempo toda empresa nace y se desarrolla en un determinado sistema de valores que es propiciado socialmente. En la actualidad la opinión pública exige que las empresas cumplan, para su normal desarrollo, un determinado código ético.

El concepto de ético es algo más universal que simplemente no ser corrupto. Implica una sincera preocupación porque las empresas y los negocios realicen una función social y sean vehículo de desarrollo de la sociedad en la que existen. La mayor parte de las organizaciones tiene códigos éticos que determinan su funcionamiento interno y también externo.

Utilizamos aquí el término externo como sinónimo de relación de la empresa con sus clientes y con otras empresas. Dentro del funcionamiento interno podríamos hablar, a modo de ejemplo, del respeto al estatuto de los trabajadores y medidas tendentes a evitar el acoso laboral.

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2022   Aviso legal   Política de privacidad