10 consejos para que consigas ahorrar en vacaciones

¿Estás planificando un viaje pero no cuentas con exceso de presupuesto? ¿Sueñas con las vacaciones aunque tu cuenta bancaria no esté precisamente sobrante de ceros? ¿Pasas las tardes emborronando libretas con cálculos para poder planificar una escapada veraniega? Hoy te daremos 10 consejos para que consigas ahorrar en vacaciones, ya que se aproxima el verano y con el, los gastos extra para aquellos que quieran dar carpetazo a la rutina y abandonar sus hogares por unos días en busca de playas, relax, lugares exóticos o nuevas ciudades donde darse un respiro.

El presupuesto final de un viaje implica la suma de una amplia serie de factores: el cómputo del transporte -trenes, buses, aviones o, si viajamos en nuestro vehículo, el importe de la gasolina-, el hospedaje, la comida, las visitas turísticas o eventos culturales -museos, paseos guiados por la ciudad, monumentos, espectáculos, ocio-, los productos puntuales que se requieran comprar, etc… Por lo tanto es importante que prestes especial atención a todos estos puntos y apuntes a nuestros consejos para ahorrar el mayor margen posible en tu retiro vacacional. Si los pones en práctica, averiguarás que gracias a ellos puedes llegar a ahorrar no un pequeño margen, sino cientos y cientos de euros con respecto a los restaurantes, hoteles, medios de transporte o costumbres convencionales a la hora de realizar un viaje.

10 recomendaciones para ahorrar en vacaciones

Este decálogo incide en los aspectos más importantes relacionados con tu viaje para poder comprar. Válido para estudiantes, familias, solteros, ahorradores y aquellos que estén a punto de estudiar turismo online y quieran desentrañar las claves de impulsar ofertas, blog trips o agencias turísticas. He aquí las diez recomendaciones que te proponemos para ahorrar en verano:

  1. Compra tu vuelo mediante dos premisas: o bien con suficiente antelación, o de última hora. Cualquiera de las dos posibilidades te garantizará mejores precios. La primera, lógicamente es adecuada a planes que precisen bastante planificación, y la segunda es genial si no tienes una preferencia concreta de destino y quieres lanzarte a la aventura. En portales como Atrapalo o Lastminute puedes hallar ofertas de última hora, aparte de en las webs de cada compañía. Incluso existen estudios y reportajes sobre comparar y contrastar los billetes de avión para hacerse con el precio más barato del mercado. Contrastar y comparar -es decir, invertir una notable cantidad de tu tiempo en esta fase previa del viaje- es un punto muy importante.
  2. ¿Sabes escoger bien el alojamiento? El lugar donde te hospedas supone un porcentaje muy grande del presupuesto total de unas vacaciones. Existen muchas alternativas más baratas que los hoteles convencionales: además de las prácticas aventureras y gratuitas como el coachsurfing, del que ya hemos hablado, existen alternativas de bajo coste como los albergues, apartamentos o los hostels. Además, existen múltiples redes en Internet para facilitar los intercambios: Travelers for travelers, Mi casa tu casa o Itamos son algunos ejemplos significativos, junto con Homelidays, Homeaway o Niumba que sirven para intercambiar viviendas.
  3. Apuesta por el transporte público: Los taxis y los coches de alquiler encarecerán mucho el coste final de tu viaje. Sin embargo, los buses urbanos o el metro te llevarán a cualquier lugar que necesites por una módica tarifa. Puedes adquirir bonos de diez viajes, semanales o mensuales en la gran mayoría de las ciudades, usar aplicaciones como BlaBla Car para moverte de unas ciudades a otras o alquilar una bicicleta durante el período en que estés fuera de casa.
  4. Come de manera sensata: Actualmente existen múltiples posibilidades para no vaciar tu cartera cubriendo tus necesidades gastronómicas. Anímate a comprar en los supermercados, a comer algún día de bocadillo, y permítete caprichos o restaurantes típicos para probar las especialidades de cada ciudad de manera puntual. Además, huye de las zonas más turísticas de la ciudad, donde los precios aumentan considerablemente.
  5. Para los souvenirs, escapa de las tiendas típicas: Si quieres comprar algún regalo para tus seres queridos, pregunta en los comercios locales y a las personas autóctonas del lugar que visites. Te podrán recomendar alternativas no convencionales.
  6. Busca a través de la red y de manera previa bonos de descuento -los hay de muchos tipos: para familias numerosas, universitarios, parados, jubilados, niños…-, orientados a abaratar las visitas culturales. Escribe una pequeña guía previa con todo lo que te apetece ver: exposiciones de arte, lugares emblemáticos de la ciudad, parques naturales, esculturas, jardines, zoológicos, conciertos, o miradores y a posteriori, rastrea información sobre ellos en la web. En muchas ocasiones, realizar viajes impulsivos desemboca en la consecuencia de perderse cosas debido a la incapacidad de organización o al deseo de no invertir demasiado dinero. ¡Error! Hay muchísimos descuentos permanentes y ofertas puntuales que están esperando a que los encuentres.
  7. Es recomendable viajar en días que no sean fin de semana, así como en temporada baja para abaratar costes: El precio de los vuelos varía considerablemente en función del mes, día e incluso hora del viaje. Puedes obtener una gráfica de los días más baratos en webs como Skyscanner. Si quieres viajar una semana, hazlo de martes a martes, o de jueves a jueves, por ejemplo.
  8. Infórmate en las oficinas turísticas oficiales para enterarte de los servicios, eventos y lugares a los que puedas acudir gratis. En cualquier ciudad existen iniciativas institucionales que subvencionan eventos culturales y de ocio de manera que el usuario no tenga que desembolsar nada de dinero. Es importante estar permanentemente alerta e informado, preguntar sin miedo y llevar de manera online o física documentos en los que consultar las actividades gratuítas que se ajusten a tus planes.
  9. Descárgate aplicaciones útiles en tu teléfono móvil con el objetivo de encontrar ofertas y promociones útiles en restaurantes, museos, hoteles o viajes. A través de tu smartphone también podrás acceder a guías de viaje, mapas, traductores instantáneos o guías de conversación imprescindibles en tu aventura. También en aplicaciones como Evernote o marcadores como Delicious podrás tomar tus propias notas y consultar aquellas páginas web que te resulten interesantes a la hora de distribuir tu tiempo o priorizar unas opciones más interesantes sobre otras.
  10. Ahorra a través de otras medidas, como aprovecharte del cambio de divisa – ten cuidado con las comisiones de tu tarjeta de crédito, es mejor llevar bastante dinero en metálico y por otra parte,  si viajas mucho, puedes contratar una póliza de seguro de viaje anual, una medida más barata que contratarla individualmente para un solo viaje. Además, te da cobertura para más de un desplazamiento en el año de validez.

¿Te ha servido de ayuda este decálogo de consejo? ¿Cuáles son tus recomendaciones o experiencias a la hora de ahorrar de vacaciones?  Nos gustaría que nos lo contases y además, recordarte que hoy en día, cada vez tenemos acceso a un mayor número de herramientas gracias a las cuales ir recortando, poco a poco, pequeños gastos y abaratando el precio final de nuestras vacaciones. También es importante recordar que lo mejor es adaptarnos a nuestras posibilidades económicas y circunstancias, disfrutar del viaje elegido y explotar sus posibilidades al máximo. Ah, y que no se me olvide: ¡Felices vacaciones!

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2022   Aviso legal   Política de privacidad