¿Cómo mantener los servicios en las vacaciones de temporada baja?

Ir de vacaciones de temporada baja es una de las soluciones de muchas familias para poder tomarse un respiro sin invertir sumas de dinero demasiado grandes. Obviamente, del lado de los turistas, las vacaciones de temporada baja, tienen una gran ventaja: el ahorro; pero, por el lado de los empresarios del turismo, empiezan los quebraderos de cabeza porque no es tan fácil como se cree mantener los mismos servicios para los que toman vacaciones de temporada baja. Es natural que no se cuenta con el mismo número de personal, ni se tienen los mismos recursos pero se tiene que mantener bien alto el listón de la atención y ofrecer lo mismo que en temporada alta… ¿cómo lograrlo?

Romper con la estacionalidad

Partamos de lo básico: todas, o casi todas las empresas, tienen temporadas altas y bajas, ya sea por vacaciones, rebajas, hábitos de consumo en el mercado local, etc. Los empresarios tienen que estar preparados para poder ofrecer un estándar de calidad tanto en los momentos en los que las ventas se disparan como cuando vuelven a la normalidad. La clave es romper con la estacionalidad y para ello, lo mejor es crear actividades complementarias. Cuando acaba la temporada alta, especialmente en turismo, es importante pensar que se va a ofrecer el resto del tiempo y para ello conviene diversificar el tipo de cliente. Es posible por ejemplo, en el caso de hoteles que se dirige a empresas, celebrar congresos o algunas actividades específicas como cursos seminarios. La diversificación pasa por actividades que deben ser cercanas a la actividad principal de la empresa de forma que como empresario no te sientas demasiado fuera de ambiente y puedas proporcionar tu experiencia a la nueva actividad. Un excelente ejemplo de esta técnica son las heladerías que durante el verano que sería su temporada alta, ofrecen helados, y durante el invierno, turrones.

Ser previsor

El mejor consejo para los emprendedores del sector turístico que deben hacer frente a las vacaciones de temporada baja, es tener un plan B para los meses de baja actividad. Cabe mencionar que los gastos estructurales o permanentes se mantienen casi en el mismo nivel durante todo el año ya que mantener el negocio turístico requiere de infraestructuras estables Y un nivel de personal mínimo para la atención al cliente, etc. por eso mismo, es importante ser previsor y abordar actividades originales que puedan sorprender al mercado ya saturado. Como bien sabrás, un negocio estacional de turismo es algo muy sacrificado, resulta complejo mantener los mismos servicios durante todo el año.

Ponerse en los zapatos del cliente

Normalmente, a las personas que viajan en temporada baja saben cuáles son los beneficios de esta decisión como por ejemplo el encontrarse con hoteles con menos ruido, entre otros. Pero también conocen las desventajas de las cuales destacamos tres:

El clima a veces es molesto, pueden presentarse cancelaciones de vuelos en aeropuertos por nevadas, la lluvia puede que estropee las visitas guiadas al aire libre o que tengan que pasar demasiadas horas en el hotel a causa del frío y el viento, etc.

– En segundo lugar, hay menos atractivos artísticos o de espectáculos para las vacaciones de temporada baja, lo que puede llegar a hacer que se conviertan en algo aburrido.

– En tercer lugar, las ciudades no están demasiado preparadas para las vacaciones de temporada baja pues vuelven a su costumbre diaria y se focalizan en sus actividades de siempre, como es lógico que sea, perdiendo así todo su encanto.

La reflexión que queremos darte es la siguiente: si el empresario consigue ofrecer a sus clientes alternativas para que estos tres puntos de desventaja se conviertan en oportunidades de creación de lazos fuertes entre la marca turística y los clientes, la balanza será siempre positiva para la empresa turística y seguramente, esos clientes repitan. Incluso si no se ofrecen exactamente los mismos servicios que en temporada alta, si la experiencia fue satisfactoria, a pesar de que se trataba de unas vacaciones de temporada baja, el recuerdo de las vacaciones quedará siempre en la mente de los clientes y agradecerán las alternativas que se le ofrecieron.

Como siempre, esperamos que este post te haya dado algunas ideas para mejorar tu marketing turístico. Nos vemos pronto en nuestras próximas publicaciones sobre turismo.

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2022   Aviso legal   Política de privacidad