El fenómeno online de los alquileres de pisos por días

28/08/2015

El fenómeno online de los alquileres de pisos por días es una práctica extendida y mediatizada a través de portales famosos como Airbnb que en nuestro país se enfrenta a diferentes modificaciones de legislación. Vamos a contarte cuáles son las claves de este fenómeno online y si tu también puedes alquilar tu piso con fines turísticos o te resulta interesante a la hora de trabajar como agente de viajes. La clave está en la Comunidad Autónoma en la que residas.

Hasta mayo de 2013 pocas autonomías ponían límites y la Ley de Arrendamientos Urbanos a nivel estatal permitía alquilar casas por periodos cortos, siempre que se tributara por los ingresos. Actualmente la situación se  ha tornado más compleja, puesto que el Gobierno quitó a las viviendas turísticas de esa legislación e invitó a las comunidades autónomas a regular a su antojo. Cada una ha afrontado de manera distinta y, además, ha tenido que dejar espacio a que los municipios, responsables de los planes urbanísticos, puedan imponer sus límites. El resultado, según apuntaba un reportaje del diario El País, es una ensalada de leyes que permite o prohíbe arrendar apartamentos separados por unos kilómetros.

Basándonos en los resultados del último mes de abril, en el que se hospedaron en España más de 5,5 millones de turistas extranjeros, 583.229 de ellos se alojaron en viviendas alquiladas, una cifra significativa que supone un 20,4% más que el ejercicio anterior. Por una parte, la oferta de particulares ha aumentado -ya que algunos incluso ofrecen su primera vivienda, y la irrupción de plataformas de Internet como la señalada Airbnb o HomeAway, actúan como intermediarios para esta oferta turística.

En lo tocante a las leyes autonómicas actuales, algunas comunidades como la Valenciana o Galicia, dejan margen al alquiler de viviendas por días a los turistas -los dueños deben acudir a un registro y cumplir los requisitos básicos-. En Canarias esta práctica está limitada a zonas donde no existe oferta hotelera y en Madrid, han impuesto un mínimo de cinco noches seguidas de alquiler.

Una de las opciones es el registro de la vivienda, exigida por comunidades como la Comunidad Valenciana o Aragón. Cataluña solicita a mayores que los dueños tengan una licencia proporcionada por los Ayuntamientos, y Barcelona, por ejemplo, congeló la concesión de esas licencias el año pasado. Canarias sólo lo acepta si el apartamento está en suelo fuera de las zonas turísticas para dejar la primera línea de playa a las empresas y Baleares solo permite a los particulares alquilar su casa si está aislada, no si es un piso en un edificio con vecinos. Como verás, la normativa es compleja y varía mucho en función de la residencia del arrendatario. 

Mientras que algunas asociaciones de grandes empresas turísticas como Exceltur insisten en que es urgente una regulación que evite la competencia desleal ante la presión hotelera, la regulación de los apartamentos se multiplica y la plataforma Airbnb ve crecer a pasos agigantados su cuota de mercado -el año pasado 620.000 españoles usaron su web y en 2015 esperan duplicar la cifra-. Mientras la polémica está servida según el lado en el que uno se posicione, la plataforma manda una nota anual a los anfitriones para recordar que deben tributar por los alquileres y pagar el IRPF.

¿Cuál es tu opinión al respecto?

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2022   Aviso legal   Política de privacidad