Razones para hacer el camino de Santiago

20/08/2015

Todos hemos oído hablar del camino de Santiago, una experiencia inigualable tanto para católicos, como para deportistas, universitarios, turistas o personas que quieren desafiar su rendimiento físico, encontrarse con su espiritualidad o conocer la belleza paisajística de las diferentes rutas que lo componen. Si eres una persona intrépida o estás pensando en estudiar turismo online tenemos un montón de motivos por los que merece la pena realizar esta peripecia:

  1. Visitar la tumba del conocido apóstol y hacer una petición, ya sea de manera simbólica o desde un punto de vista estrictamente religioso. Se dice que “todo peregrino llora al menos una vez durante el Camino”.
  2. Plantearse un reto que mejore tu fuerza de voluntad. Te enfrentarás a una experiencia dura y que pondrá a prueba tu entereza psicológica y tu estado de resistencia física. Superarlo implica un pequeño acto de heroicidad con uno mismo. El ejercicio puede resultar balsámico, así como a la desconexión con la rutina y las preocupaciones diarias. Durante el camino de Santiago sólo importan el refugio, el clima o la comida. El resto de banalidades se antojan superfluas.
  3. Hacer amistades, establecer vínculos emocionales y sentir la solidaridad de personas afines. Al tratarse de un camino largo, no exento de cansancio, accidentes y heridas, muchos peregrinos comparten su sabiduría, se prestan ayuda y acaban siendo grandes amigos, abriendo su mente y conociendo diferentes culturas de otros lugares. 
  4. Conocer el arte, la geografía y la cultura de las diferentes rutas, plagadas de iglesias, edificaciones y paisajes, además de una excelente cultura gastronómica.
  5. Ponerte en forma, dados los 20 kilómetros diarios de media que suele implicar esta aventura. Para ella, deberás prepararte a fondo -yendo al gimnasio, a correr o a hacer caminatas de senderismo- para poder superar las rutas más extensas, como el Camino del Norte o el Camino Francés.  Si no estás en forma, prueba a realizar de forma individual alguna de sus etapas. 
  6. Ganar la Compostelana con su pertinente credencial, la cuál demuestra haber recorrido a pie los últimos 100 km antes de llegar a Santiago –200 km si uno va a caballo o en bicicleta-. Mucho más que el papel, sino el haberla llevado a cabo. además de guardar un bonito recuerdo de los sellos de todos los lugares que has visitado a lo largo de tu viaje.

En definitiva, el camino de Santiago es una oportunidad fantástica de reinventarte a ti mismo, hacer deporte, conocer nuevos lugares, abrir la mente, tomar decisiones y compartir con personas de todas las nacionalidades una experiencia vital impresionante. ¿Ya lo has hecho?

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2022   Aviso legal   Política de privacidad