Sayonara Room Service

Los nuevos huéspedes del s.XXI prefieren estancias tecnológicas, con poca interacción humana. Para ellos room service es sinónimo de acceso wifi desde la habitación, con una velocidad y precio razonable. El paseo del camarero con una bandeja por los pasillos ha pasado de moda. Ya nadie quiere pagar un precio desorbitado por un sándwich y una Coca-Cola que puede comprar en cualquier gasolinera próxima al hotel. Algunos hoteles de Nueva York ya empiezan a tener maquinas expendedoras de comida, como los albergues de juventud. Se trata de una idea que de forma pionera hace años propuso el hotel Camper, de Barcelona.

De hecho un estudio de  STR Analytics corrobora esta tendencia en la disminución de servicios superfluos en la habitación del hotel. Según sus datos, el servicio de habitación experimenta una disminución constante de ingresos desde el 2007. Alojarse en un hotel hace años que ha dejado de ser una acción de lujo o una experiencia reservada a viajeros de negocios.

El tradicional servicio de habitación es ahora substituido por el “room service delivery”. Lo comentamos en el curso de turismo, a raíz del caso del Hilton New York Midtown, que con 2000 habitaciones es el más grande de la ciudad. Si un huésped quiere tomarse algo puede bajar a un espacio multiuso, donde hay un restaurante cafetería en el que sirven desayunos, comidas y cenas. Los responsables del Hilton Midtown están dispuestos a subir la comida a la habitación, si ven que la iniciativa tiene éxito.

La desaparición del “room service” puede contagiarse al mini bar. ¿Quién está dispuesto a pagar 8 euros por un botellín de whisky si por 12 consigue un litro en la tienda de la gasolinera?

La gestión hotelera debe revisar sus costes y adaptar la oferta a la nueva demanda de los clientes.

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2020   Aviso legal   Política de privacidad